Los tratamientos intraoculares se administran principalmente en forma de inyección intravítrea de fármacos. Tienen la ventaja potencial de que de esta forma se evitan potencialmente los tratamientos generales y en consecuencia sus efectos secundarios, y se consiguen niveles más altos del fármaco a nivel intraocular. El implante intravítreo de dexametasona (Ozurdex®) es un fármaco corticosteroideo que tiene la ventaja de ser biodegradable con una liberación progresiva y lenta durante un período de 4-5 meses (Figura 1). Al mismo tiempo tiene indicación aprobada para uveítis y puede administrarse con anestesia tópica (gotas) y, de forma ambulatoria en una zona acondicionada para administración de terapia intravítrea. Constituye un importante avance porque puede administrarse conjuntamente al tratamiento general con la ventaja que permite en mucha ocasiones disminuir la carga de dosis total de estos fármacos. También es muy eficaz para tratar una de las complicaciones más graves de la uveítis: el edema macular quístico.

Implante intravítreo de dexametasona  (Ozurdex®) en la cavidad vítrea (flecha)

Figura 1: Implante intravítreo de dexametasona (Ozurdex®) en la cavidad vítrea (flecha)

Puede repetirse la inyección del implante si el paciente es respondedor, es decir, que haya tenido una buena respuesta en cuanto a mejoría de la agudeza visual en la primera inyección. Con respecto a los efectos secundarios, pueden aparecer aumentos de la presión intraocular que, por lo general, son transitorios y se controlan adecuadamente con tratamiento tópico (gotas). También  la inyección repetida de implantes puede ocasionar progresión de cataratas pero en aquellos casos que ya lo presentaban de inicio.

Nuevos fármacos que, con total seguridad en un futuro próximo se podrán administrar intraocularmente para el tratamiento de las uveítis. En la actualidad hay ensayos clínicos con sirolimus  intravítreo, un fármaco con actividad  inmunosupresora que ampliará las posibilidades terapéuticas en los pacientes con uveítis no infecciosa.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *