VASCULITIS RETINIANA

La vasculitis retiniana es una inflamación que se localiza de forma predominante en los vasos de la retina y que puede acompañarse de otras lesiones inflamatorias oculares. Pueden afectar a las venas o a las arterias, siendo mucho más frecuente que se localice la inflamación en las paredes de las venas ocasionando lo que se denomina, una periflebitis.

Figura 1 .Imágenes de periflebitis retiniana con infiltrados alrededor de las venas

Figura 1 .Imágenes de periflebitis retiniana con infiltrados alrededor de las venas

En el examen del fondo de ojo se observan infiltrados inflamatorios alrededor del vaso (figura 1). En los pacientes con vasculitis retiniana, el estudio diagnóstico desde el punto de vista ocular debe incluir una vez realizado un examen completo oftalmológico, la realización de un estudio más pormenorizado de los vasos de la retina mediante una angiografía fluorseceínica. Esta exploración es útil para evaluar la extensión de las lesiones de vasculitis retiniana y la presencia de complicaciones como puede ser, la mala perfusión e isquemia secundaria a la inflamación que puede producirse (figura 2).

También es necesario realizar una tomografía de coherencia óptica (OCT) para evaluar la mácula y descartar la presencia de edema macular ya que, es una de las complicaciones más frecuentes.

VASCULITIS RETINIANA

Figura 2. Angiografía fluorseceínica en paciente con vasculitis retiniana. Se observa zona de pérdida de colorante en varios vasos de la retina

Desde el punto de vista de la evaluación general de los pacientes, es importante conocer de que en sólo una mínima proporción la vasculitis retiniana es una manifestación de una vasculitis sistémica. Ello tiene relevancia desde el punto de vista del tratamiento a seguir, ya que las vasculitis sistémicas son enfermedades que requieren tratamientos muy agresivos y prolongados.

De forma general las vasculitis retinianas se dividen en tres grandes grupos: las que aparecen de forma aislada en pacientes sanos sin asociarse a ninguna enfermedad general, las que se asocian a una enfermedad autoinmune y las secundarias a infecciones. Será necesario en consecuencia la evaluación del paciente de forma multidisciplinar, en conjunto con especialistas en enfermedades autoinmunes o reumatológicas. El tratamiento estará el relación a la causa de la vasculitis retiniana.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + dieciseis =